ALERGIAS E INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS

Hoy en día es muy común y habitual que nuestros cuerpos respondan generando un rechazo frente a ciertos alimentos, debido a que estos están cada vez más modificados, contaminados y son de menor calidad. Confundir la alergia con intolerancia es algo bastante común entre las personas que padecen una u otra dolencia, sin embargo, el diagnóstico, tratamiento y la evolución de cada una de ellas son muy diferentes. Os cuento un poco.

 

¿Que diferencia hay entre una alergia y una intolerancia alimentaria?

La  alergia alimentaria  implica una reacción del sistema inmunitario. Se produce cuando nuestro organismo identifica un sustancia que en principio debería ser inofensiva como algo extraño, y para defenderse  interviene el sistema inmune generando una serie de síntomas  como  la producción de una sustancia con acción inflamatoria llamada histamina. Por el contrario, la intolerancia alimentaria es una acción del sistema digestivo en el cual se produce una sensibilidad transitoria a algún componente o alimento debido a la incapacidad de ser asimilado correctamente por el organismo, a causa de un déficit enzimático o desequilibrio de la flora intestinalque impide metabolizarlo correctamente.

 

¿Cuáles son los síntomas?

Tanto  intolerancia como alergia pueden llegar a presentar síntomas parecidos, como: digestiones lentas, disminución energía, hinchazón, dolor de vientre, dolor de cabeza, insomnio, estreñimiento, diarrea, entre otros. A parte de estos, los síntomas alérgicos puede también ser de tipo respiratorio: mucosidad, tos, asma, estornudos, o cutáneos: urticarias, eccemas, inflación e edemas o también sistémicos, como shock anafiláctico.

La mayoría de pacientes que trato en consulta presentan síntomas de alergia silenciosos, es decir, la persona que la padece no presenta síntomas reactivos después de haber ingerido el alimento, o al menos no es consciente de ello. No tiene idea de que muchos de los síntomas que padece (por ejemplo: retención de líquidos o edema, mucosidad en la garganta, migrañas…) tiene relación directa con un proceso alérgico.

 

¿Cuál es la causa?

El origen principal de una intolerancia es el consumo excesivo y repetitivo de un mismo alimento. El cuerpo dice “ basta, no me des más de esto ! “ ; se vuelve incapaz de eliminar los residuos que genera este alimento y no los tolera más.

Otras de las causas o a veces consecuencias derivadas de esta causa principal son:

  • Alta permeabilidad intestinal, debido a un desequilibrio de las paredes intestinales.
  • Déficit de enzimas digestivas, que tienen la función de ayudar a descomponer los alimentos para poder ser asimilados y absorbidos correctamente.
  • Desequilibrio de la flora intestinal

El factor clave que origina la alergia es un bloqueo emociona asociado a una o varias sustancias o alimentos que estuvieron presentes en el momento que se ocasionó ese shock o bloqueo.

¿Existe tratamiento?

En ambos casos, a parte de eliminar de la dieta todos aquellos alimentos que tu cuerpo no tolera correctamente, es necesario equilibrar los posibles trastornos digestivos derivados de la ingesta de éstos durante un largo periodo de tiempo. Principalmente  cubrir el déficit de enzimas digestivas y el reequilibrar la flora intestinal a través de complementos probióticos.
En el caso de las alergias alimentarias es necesario sanar el recuerdo, es decir, la causa emocional que la originó, para que desaparezca totalmente y a veces es suficiente con la simple toma de consciencia del momento en que  este se produjo.

 

¿Son para toda la vida?

Siempre digo que nada es para siempre!  Todo tiene la capacidad de cambiar si hay consciencia, buena actitud  y disciplina. Así que te sugiero que dejes de etiquetarte y  cambies el: “soy intolerante a…“ por “tengo una intolerancia a…” que no es lo mismo J

Las personas con alergia deben retirar por completo la sustancia o alimento que les produce la alergia, hasta disolver la raíz de problema.

Y para evitar las intolerancias alimentarias, es importante tener en cuenta dejar de consumir el alimento o sustancia que la provoca por un periodo de tiempo, y añadirlo  pasado un tiempo (siempre recomiendo unos seis meses) de manera gradual.

 

¿Que alimentos suelen ser más comunes?

Cualquier componente o alimento puede causar una sensibilidad, por  mi experiencia los más comunes son:

  • Gluten
  • Sacarosa (azúcar)
  • Lactosa
  • Huevos

 

¿Que pruebas podemos hacer para detectarlas?

Hoy en día existen numerosos métodos de diagnostico para detectarlas, algunos más fiables que otros.

Para mí la kinesiología es una de ellos, es la herramienta que yo utilizo por su fiabilidad al 100 % (ya que es el cuerpo mismo quien aporta las respuestas en el momento, mediante unos estímulos) rapidez y por ser nada invasiva.

A través del test  de intolerancias kinesiológico podemos descubrir de una manera segura y directa si un alimento nos aporta o nos resta energía, si nos genera una reacción alérgica, si está implicado en algún proceso de degeneración articular… a parte de un sinfín de información más.

Categorías: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.